SHYLOCK VALPARAISO

En el cerro cordillera de Valparaíso, entre el sábado de Gloría y el Domingo de Resurrección, tiene lugar la Quema del Judas, tradición heredada de España... Tal como el día de difuntos esta asociado en Iberoamérica a la representación del Juan Tenorio, de Zorrilla, así mismo esta quema ritual de semana santa estará ligada al Mercader de Venecia de William Shakespeare.

Precisamente la escena del Juicio a Shylock del acto IV , encaja con el tradicional juicio al Judas que, el año que nos importa, representa a la figura de uno de los monarcas de la dinastía británica de Los Edwards, quien amaza una de las más grandes fortunas en Chile e Iberoamérica a través de la usura y el negocio de la cangalla (trafico de minerales del SXIX en la mina Chañarcillo del norte de Chile),convirtiéndose sin embargo, en uno de los hombres más ricos y de una de las Dinastías más poderosas.

El muñeco que arderá este año representa la figura de Agustín Edwards, el dueño del diario El Mercurio de Valparaíso, quien ha entrado en conflicto, por despido de personal, con la opinión pública, que escarnece de esta manera, los abusos de los poderosos.

La Costumbre Carnavalesca de sacrificar monigotes viene de épocas remotas anteriores al cristianismo, en que culturas neolíticas a través de la magia simpática aseguraban la alimentación quemando al Dios de la Vegetación. Esta quema y desmembramiento de la Divinidad hoy día alcanza en algunas latitudes, el carácter simbólico de una sátira en torno a la distribución de la riqueza y evoca el juicio y condena imaginarias de las falsas jerarquías y poderes fácticos. Y en esto se parece: El tradicional Juicio y Condena del Judas, con el Juicio del Shylock shakespeariano.

Por esta razón Gareth Armstrong después de realizar una obra basada en el Shylock de Shakespeare se volcó a la creación de un espectáculo sobre Judas. Esta nueva visión de los villanos tradicionales de nuestra cultura crea un teatro luminoso y divertido.

SIGUIENDO LA INSPIRACION DE SHAKESPEARE...

Y LUEGO LA DE GARETH ARMSTRONG...

Gareth Armstrong es un actor escocés que se desempeño con éxito en la Royal Shakespeare Company y descubrió que Tubal era el único amigo que tenía el prestamista Shylock en Venecia, que como sabéis, es quien presta dinero a Shylock quien a su vez lo presta a Antonio, quien lo presta a Bassanio, para que este pueda competir por la hermosa Porcia y conquistar así su corazón y la herencia cuantiosa que el padre de la chica, un comerciante cristiano, le ha dejado en su testamento. La Economía dineraria que exige que Antonio pague a Shylock con una libra de su carne, la misma economía que hoy nos tienta con la Instigación desenfrenada al Crédito de Consumo y que ya no quiere nuestro dinero sino la hipoteca de nuestras almas. Y la misma economía que han desarrollado las aseguradoras y que habría dejado sin argumento poético a Shakespeare, pues habrían respondido por la pérdida de las embarcaciones de Antonio, sin obligarlo, a que tuviera que pagar con una libra de su propia carne la deuda con el judío.

LA PUESTA EN ESCENA

La puesta desarrolla el juego de transformación de un actor y sus máscaras. Máscaras de la Commedia dell Arte, fabricadas por el maestro italiano Antonio Fava. El trabajo desarrolla la antigua tradición juglaresca en la que un comediante resuelve la esencia del acto teatral. Un actor y su público. De la misma manera en que Solón destierra a Tespis a llevar su famoso carro así también Shylock es marginado de Venecia.

Así también Judas es la figura que carga con el peso de la culpa. Y el Actor interpela al público desde la otra orilla de la vida. La Sabiduría cómica de una máscara como la de Pantalone, la gracia de un criado como Pascuarielo, el sentido musical del texto y la participación del publico como jurado de la performance, conforman un espectáculo, descarnado, polémico, alegre y participativo.


PROYECCIÓN de SHYLOCK VALPARAISO

La metáfora; contenida en el título, de un Shylock condenado, que sin embargo Va al Paraíso. Lleva la risa, al ridículo ideal caballeresco de una parte de la sociedad chilena que se piensa a si misma como los ingleses de Sudamérica. Ese Shylock expulsado en el 1200 de Inglaterra y en 1492 de España por los Reyes Católicas y perseguido en los tiempos modernos, es la voz que toca las fibras de muchas minorías avasalladas, sojuzgadas y abusadas. Lo clásico en Shakespeare habla un lenguaje contemporáneo, allí está su extraordinaria vigencia.

1 comentario:

pal dijo...

holas!
todo muy bien por acá.
Y en tu perfil dice mastro, yo creo que debería ser maEstro... o por lo menos maese, mester... o como gusteis.
Un beso